lunes, 21 de noviembre de 2011

Experiencias Insomnes Nº 1 (y por mi bien, y por el vuestro, espero que las últimas)



         Son las 4:01 de la madrugada del 21 de noviembre y aquí estoy. No, no soy un obseso del blog. Tampoco escribo con la esperanza de que os importe, con que lo leáis me conformo. Simplemente tengo insomnio, ¡qué faena! Desde que decidí que ya era hora de dejar "El Espejo Negro" de Alfonso Domingo sobre la mesilla de noche hasta ahora han pasado ya algunas horas, desde entonces, no he hecho otra cosa que dar vueltas en la cama. Primero boca abajo, después boca arriba, primero abrazado a la almohada, después acurrucado, primero con las sábanas por la garganta, después con las sábanas por el tobillo. Incluso he llegado a pasar cinco minutos cruzado de lado sobre la cama. Maldito insomnio. 


         También he estado escuchando música un rato, ópera, con nulos resultados, y eso que era María Callas y no Pavarotti. Sigo sin comprender cómo hay gente que odia la ópera, que desarrolla una animadversión bárbara e incomprensible hacia algo tan maravilloso. Dos minutos y veintitrés segundos he estado pensando en eso, en que espero no acabar casándome con alguna chica que, algún día me diga: no, Carlos, no, no me gusta la ópera. Creo que mis expectativas matrimoniales fallecerían en ese mismo momento.


         Me aburro, quizás la primera conclusión verdaderamente útil de la noche. Me acerco a la mesilla de noche y desbloqueo el iPhone. Whatsapp. Favoritos. ¿Habrá alguien despierto? Mmmm...recuerdo que en una ocasión, a horas intempestivas también, le hablé y estaba despierto. Probemos a ver si aún no se ha acostado, y aunque sea, hablemos un poco sobre la vida, sobre quién mató a Kennedy o sobre el sexo de los ángeles. Primer intento, una vieja amiga, aproximadamente tres semanas sin hablar con ella. No contesta. Segundo intento, una no tan vieja amiga, aproximadamente cuatro horas sin hablar con ella. No contesta. Tercer intento, una persona especial, aproximadamente dos horas sin hablar con ella. Tampoco contesta. Cuarto intento, una niña que nunca me ha caído demasiado bien pero suele acostarse tarde, aproximadamente X (incógnita a resolver) sin padecer el no-placer de hablar con ella. Tampoco contesta.


         Dios mío, esta no es mi noche. Abatido y casi catatónico dejo el iPhone sobre el dock. En fin, un capítulo más del libro que estoy leyendo. Trata sobre El Bosco, pero claro, se ve que si no se entrelazan historias sobre la Guerra Civil, la Segunda Guerra Mundial, los nazis y la alquimia, el libro no vende. Tampoco me está gustando mucho, pero, a veces pienso que lo único que sé acabar una vez empezado es un libro. Acabo capítulo. Vuelvo a dejar el libro sobre la mesilla de noche. Vuelvo a coger el iPhone, repaso los resultados electorales. Sí, genial, Carlos, si te fuiste a la cama sabiendo que había ganado el PP, que UPyD solo tendría cinco escaños y que los nacionalismos son odiosos, es lógico pensar que a las 3:42 de la madrugada los datos serían los mismos.


         Es de broma esto del insomnio, voy a la cocina. Me tomaría un vasito de leche bien calentito, que lástima que no me guste la leche. Whisky ya no queda, alguien por ahí me debe una botella. Ejem, ejem. Me siento sobre la cama, la espalda contra el cabecero y miro la bandera de España que preside mi habitación. ¡Que bonita es! Si es que a veces pienso que mirar durante dos minutos seguidos nuestra bandera infunde una confianza sobrehumana en la fortaleza hispánica. ¡Viva España! En fin, me callo, que luego soy facha. Pienso en una persona, al igual la echo un poco de menos, pero bueno, sé que ella me quiere, así que una leve sonrisa aparta pensamientos desesperanzadores de mi cabeza. Casi sin hacer justicia a mis sentimientos por esa persona, de repente su recuerdo desaparece. "Un Dios Salvaje" la nueva película de Roman Polanski. La quiero ver, corrijo, la quiero ver ¡ya! A ver cuando puedo hacer una escapada. Miento. No soy de los que se preocupan por "a ver cuando puedo...", ¡ni que me pasara el día estudiando! Por poder, puedo mañana mismo, así que, ya mañana hablaremos del gobierno, y tediosamente, nunca mejor dicho. 


           Debería torturar a mis eventuales lectores con mis insomnes experiencias. Ya lo siento. Me levanto de la cama y enciendo el ordenador. Lo primero, abrir iTunes, Frank Sinatra, por favor. Después, Safari, barra de favoritos, blog. Tres palabras, ese soy yo. ¡Que tío más egocéntrico! Sus razones tendrá, ¡y encima flipado! Una vez en el blog, "Log In" y "nueva entrada". Son las 4:01 de la madrugada del 21 de noviembre y aquí estoy. ¿A quién le podrá interesar esto? ¡Correcto, Carlos, a nadie! Pero tu escribe, a ver si te entra un poco de sueño. No hijo, no, no te pongas profundo, que no sabes. Gracioso tampoco, tu no eres gracioso, eres seco y bipolar. En fin, haz lo que quieras, total, nunca me haces caso. Hace tiempo abriste una sección, "Aburrimiento Extremo" se llama. ¿Porqué no haces una nueva? ¿"Insomnio Extremo"? Mmmm...deja que lo piense...paso, mucha pereza. Espero que no se me vuelva a ocurrir nunca más esta fatídica idea.


         Son las 4:44 de la madrugada del 21 de noviembre y aquí estoy. He tardado cuarenta y tres minutos en llegar a la conclusión de que es mejor quedarse en la cama, el sueño ya llegará. No obstante, gracias a estos nada productivos cuarenta y tres minutos he conseguido aprender una valiosa moraleja: mañana, sin falta, debería ir a comprar valeriana. Arriba España. 

8 comentarios:

PA dijo...

Jajajaja.... ¿cómo que no eres divertido? Yo me lo he pasado muy bien leyendo esto!¿Bipolar? Bueno sí, a veces puedes llegar a parecerlo... Pero te queremos igual. Así que DON'T WORRY BE HAPPY. Lo único que me preocupa es que puedas juzgar a la mujer de tu vida por sus gustos musicales... ;) Recuerda que tienes que dormir 3P, en breves empezamos finales. Un besito

Carlos De Domingo dijo...

joee...acabé durmiéndome casi a las 6...que chungo tema...me voy a meter valeriana por vena!!

Dani dijo...

Cuéntame qué tal Un Dios salvaje, no creo que supere la obra, porque Aitana Sánchez-Gijón se salía, pero tiene buenas actrices también.

Carlos De Domingo dijo...

Ok, te mantendré informado, pero la verdad que el que me tienta mucho (muchísimo) en Christoph Waltz!! Aunque Kate Winslet es Kate Winslet...!

Yo dijo...

Solo puedo decir que...me alegro de que mi movil estuviera en silencio :)

Carlos De Domingo dijo...

¿Porqué te das por aludida, querida Beitia?

Anónimo dijo...

Carlos dejate de " tonterias " y pon los pies en el suelo. Lo único que te ocurre es que tienes una vida " requetecómoda " tú, y los que te rodean ahí. Piensa que hay mucha gente, nacidos en barrios humildes, con verdaderos problemas ( no existenciales ) que tratan de labrarse un futuro digno. Algo que lo mismo tú, te lo has encontrado hecho. Claro ésto, no es culpa tuya.

Carlos De Domingo dijo...

"Requetecómoda" no, "ultrasupermegarequetecómoda". Y por supuesto, tengo un futuro digno muy labrado, empezando porque lo que más me tira para el futuro son precisamente cosas indignas y deshonestas. Y claro, no, no es culpa mía, la culpa la tiene Woody Allen.

Publicar un comentario