martes, 29 de noviembre de 2011

La forma más sencilla de acabar



 
     "Cuando el Rey Lear muere en el quinto acto, ¿sabes cómo lo expresó Shakespeare? Escribió: "muere". Eso es todo, nada más. Sin fanfarrias, sin metáforas, sin brillantes palabras finales. Así que la culminación de la obra de literatura dramática más influyente es "muere". Tuvo que ser Shakespeare, un genio, para expresar "muere". Sin embargo, cada vez que leo esa palabra, me invade un infinito sentimiento de tristeza. Ya sé que es natural sentirse triste, pero no por la palabra "muere", sino por la vida que hemos visto antes de esa palabra. He vivido mis cinco actos, no te pido que te alegres de que me tenga que ir, solo te pido que pases página, que continúes leyendo. Y des paso a la siguiente historia. Y si alguien pregunta alguna vez qué ha sido de mí, cuéntale mi vida en todo su esplendor, y acaba con un sencillo y modesto "murió".


                                           "Mr. Magorium y su Tienda Mágica" (Zach Helm, 2007)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Et dixit.

PA dijo...

¡ME ENCANTÓ ESTA PELÍCULA! Y esta es sin duda una gran cita Carlitos... da mucho que pensar. De incluir esta en tu encuesta de "¿Qué escena os ha gustado más?" cambiaría mi voto sin dudarlo por el de esta película. Es muy emocionante y está cargada de imaginación. Simplemente MÁGICA.

Carlos De Domingo dijo...

Ya, a mí me gusta la verdad, me encanta Dustin Hoffman y Natalie Portman sale muy inocentona, Jason Bateman también me llama la atención. Pero tampoco me parece una obra de arte ni una película digna de mención. Es más bien anecdótica, muy original y sí, mágica. Es lo bueno del cine. La volveré a ver cuando baje a casa! =)

ROMA dijo...

Nunca la he visto... ¡Pero la cita es muy buena! Saludos

Publicar un comentario